1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 1 Email -- 1 Flares ×

Los instrumentos de percusión que vemos en las obras musicales modernas, tienen una rica historia que se remonta a épocas muy remotas, donde diversos pueblos que habitaron la tierra en la antigüedad se valieron de herramientas que les proporcionó la misma naturaleza, para crear sus propios instrumentos musicales y utilizarlos en rituales religiosos, danzas, y otras múltiples manifestaciones culturales, vemos hoy la historia del djembé africano.

El tambor, es uno de los instrumentos musicales de percusión más antiguo que ha acompañado al ser humano desde sus orígenes, demostrando así que es algo muy primitivo la acción de percutir un objeto. A través de investigaciones arqueológicas en muchísimas partes del mundo, se han encontrado restos de variadas formas de tambores, dejando evidencia de que estos han existido desde hace aproximadamente 6000 años A.C.

En esos tiempos antiguos, los tambores no se utilizaban con fines de entretenimiento, sino que se empleaban para comunicar un mensaje y proporcionar información sobre peligros aproximándose a una aldea y fue luego cuando se incorporó en prácticas religiosas.

Según los resultados de diversos estudios científicos, el tambor se originó en África, y desde sus tierras pasó a Europa debido a las migraciones africanas, más tarde entra al nuevo mundo con la colonización europea en América. Por esta razón, es importante destacar que para los africanos, el tambor es el instrumento musical más importante.

djembé africano

Origen del djembé:

Fue en alguna localidad del antiguo imperio Mandinga, donde los artesanos de una tribu conocida como los Numu, utilizaron la madera de lengue y la piel de cabra para crear el Djembé, en una época que data entre el año 1300 y 900 A.C. Lo que fue el imperio Mandinga, Mandika, Malinké, Mande o Manden, se ubicó en lo que hoy conocemos como la Republica Malí, un Estado de África occidental.

Se dice que los artesanos de la tribu de los Numu tenían dones sobrenaturales, por lo cual muchos desde tiempos antiguos hasta aún el día de hoy, creen que los ritmos ejecutados en el djembé tienen poderes curativos. De hecho, el nombre del Djembé, según la tradición oral transmitida de generación en generación, significa “reunidos en paz”, es por esta razón que su uso se destaca en bodas, nacimientos, funerales, entre otros ritos que según sus creencias religiosas, se consideran sagrados.

Dependiendo de las diversas lenguas de cada pueblo, podemos encontrar que el nombre del djembé, es escrito de formas diferentes: Dyembe, yembe, yimbe, tam tam y sanbanyi, pueden ser algunos de los nombres con los que se puede identificar dicho instrumento. Djembé, es la forma más extendida y debe su ortografía a la influencia del francés, durante su colonialismo en la región africana.

Características del Djembé:

El djembé es un instrumento de percusión con forma de cáliz que pertenece a la familia de los instrumentos membranófonos, y se caracteriza por contar con un cuerpo tallado en madera y una membrana de cuero. Tradicionalmente se utiliza la madera de lengue, y el cuero de cabra, aunque en la actualidad, se puede aplicar el cedro y el cuero puede ser de piel sintética. Un djembé tiene un diámetro de entre 30 a 38 cm y una altura que puede variar entre los 58 y 65 cm. Debido a estas variaciones de tamaño, y tomando en cuenta que este posee un sistema de afinación que consta de sogas y anillos de metal, el peso de un djembé puede oscilar entre los 5 y los 15 kg.

Los djembé pueden variar en su forma, el tipo de madera utilizada, el cuero y otras características adicionales relacionadas con el diseño, por esta razón, pueden emitir una gama amplia de tonos, que pueden ser bajos, medios y altos dependiendo de la parte del cuero en la que se golpee.

Tipos de Djembé africano

Existen variedad de estilos de tamaño del djembé, eso depende del uso que se le vaya a dar, pero básicamente hay dos tipos:

Djembé tradicional:

Se fabrica de una manera artesanal, y el sonido que proporciona es muy natural, muy propio, muy africano. La piel es tensada de manera muy compleja, y es necesario aprender cómo realizar los amarres, ya que con el paso del tiempo, tiene a destensarse, haciendo que su sonido vaya disminuyendo de calidad. Suele recomendarse que para que el parche se mantenga tenso, se deba poner al sol de cuando en cuando y así lograr que vuelva a sonar bien. Un djembé tradicional es mucho más barato y su principal virtud es la calidad del sonido.

Djembé moderno:

Muchos de los djembés modernos, suelen ser grandes y su principal ventaja con respecto al tradicional, es que es más fácil de afinar y de hacerle mantenimiento. La forma de afinarlo es dándole vueltas a los tornillos que traer, con una llave, hasta conseguir el tono con el cual te sientas más a gusto.

Cabe destacar, que los djembés también pueden variar dependiendo del material con el que estén hechos. Los djembés de madera tienen un sonido más parecido al tradicional africano, mientras que hay otros hechos de fibra y su sonido es más metálico.

Ritmos del Djembé

Los ritmos del djembé han ido evolucionando a través del paso del tiempo, estos se han ido transmitiendo de generación en generación utilizando un sistema de vocalizaciones en lenguas africanas, con la cual los maestros cantaban a sus alumnos los ritmos para que estos los pusieran en práctica, hasta lograr aprenderlos a la perfección. En la cultura tradicional, el ritmo en djembé viene luego de los cantos y las palmas, para poder marcar luego, los pasos de la danza.

Dependiendo de la ceremonia donde el djembé deba ser ejecutado, existen diversos tipos de ritmos, entre los cuales tenemos:

  • Mandiany: Se interpreta durante las labores agrícolas
  • Dounumba: Este ritmo es ejecutado en bodas.
  • Wolosodon: Este se toca durante los bautizos, y las ceremonias de ablación y circuncisión.
  • Moribayassa: Ritmo presentado cuando una mujer presenta esterilidad.
  • Kakilambe: la interpretación de este ritmo no puede ser visto por niños, y se aplica para invocar la protección de la aldea.

Los ritmos del djembé, se pueden tocar de variadas maneras. Una de ellas es colocándolo en el suelo y sentarse sobre él, otro modo es colgarlo en el cuerpo con unas cintas y colocarlo entre las piernas o hacia un lado manteniendo recta la espalda. Actualmente algunos percusionistas lo sujetan en una estructura que funciona como soporte para el instrumento y así poder tocar otros, incluso de manera simultánea.

Tonos del djembé:

Para la ejecución del djembé, se cuenta con tres tonos que se consideran básicos, con los cuales se pueden construir ritmos diferenciados que resultan de la combinación entre ellos.

Los tonos básicos del djembé son:

Tono agudo:

A este tono también se le conoce como slap, y se obtiene golpeando la segunda falange del dedo sobre el borde del parche o piel, el pulgar separado, teniendo la palma ligeramente curvada y la mano relajada. Se utiliza como punto de apoyo el borde superior del tambor por debajo de las almohadillas, dejando que los dedos reboten por sí solos.

Tono medio:

El sonido medio se obtiene al golpear el borde del parche con la palma de la mano, teniendo los dedos bien extendidos y juntos pero no rígidos, de esta manera los dedos golpean la membrana, en una zona un poco más interna. El punto de apoyo utilizado es la línea que separa el dedo corazón con la palma de la mano, y se apoya sobre el borde superior del tambor, donde debe golpearse con la mano relajada dejando que los dedos reboten por sí solos.

Tono grave:

Es un tono bajo y profundo que se produce cuando se golpea el centro de la membrana con la palma de la mano abierta, en un golpe breve pero intenso.

Mordente o mordida:

Además de los tres tonos o golpes básicos antes mencionados, otro muy utilizado es el mordente, el cual consiste en golpear con las dos manos a la vez pero una llega un poco antes que la otra. Se puede utilizar este sonido con los tres tonos básicos, es decir, mordente de agudos, graves y medios, también alternado la mano, mordente de izquierda o mordente de derecha.

Por otro lado, cabe destacar que existe un tono medio adicional y se conoce como el slap de dedos abiertos. Para lograrlo es requerido haber alcanzado una buena definición entre los dos sonidos básicos (medio y agudo) y así poder comenzar a reconocer la localización de ese medio tono en el parche e intercalarlo durante la ejecución de frases.

¿Cómo fabricar un djembé africano?

Para hacer un djembé africano es necesario contar con los siguientes materiales:

Madera: Puede ser cedro, utilizado en la actualidad, o si quieres ser un poco más tradicional, puedes usar el dimbou o la madera de pita, lo importante es que sea un trozo macizo. Esta será útil para formar el cuerpo del instrumento tallando sobre la madera.

Piel o cuero: La membrana o parche sobre el cual ejecutaremos los ritmos en el djembé, se obtiene de la piel de cabra, aunque también puede ser de vaca. De hecho, algunos percusionistas prefieren esta última opción, dando testimonio de la calidad de sonido que proporciona. En los djembé modernos también se utilizan parches de fabricación sintética, de los cuales se obtienen mejores agudos.

Cuerda o soga: Es necesaria pues con estas se tensará el djembé una vez que el cuerpo del mismo, ya esté terminado. Hay diversos tipos de cuerda, pero la que debes escoger para el djembé debe ser una que te garantice resistencia y durabilidad.

Anillos: Estos anillos deben ser de metal, y son los que posteriormente se usarán para amarrar las cuerdas y la piel. Para las medidas de los anillos es necesario tener las medidas del dejmbé.

En cuanto a los elementos que se utilizan para la decoración del djembé, pueden ser pinturas, etiquetas a tu gusto, incluso símbolos o marcas que pueden ser talladas en la madera del djembé.

¿Cómo sonorizar un djembé?

A la hora de realizar en grabación en estudio, una sesión de djembé, o para ejecutarlo en conciertos en vivo, es necesario tomar los sonidos producidos en los instrumentos, utilizando dos micrófonos.

El primer micrófono utilizado cumplirá con la función de captar el sonido que producen los golpes de mano sobre la membrana del instrumento. Mientras que el otro micrófono, será útil para recibir las frecuencias bajas que produce el cuerpo del djembé.

Paso 1: Se coloca el micrófono encima del borde del djembé, haciendo que este quede orientado hacia el centro del cuero o parche, dejando al menos 15 cm de separación entre el micrófono y el parche. Esto ayudará a captar las notas agudas.

Paso 2: Para realizar la toma sonora en la parte inferior del instrumento, se coloca el micrófono en la parte más baja que se pueda, pero sin llegar a tocar el suelo, orientando el micrófono hacia la abertura que está en la parte inferior del djembé. De esta manera captarás las frecuencias más bajas producidas desde el instrumento durante su ejecución.

El djembé en la actulidad:

El djembé llegó a ser conocido en el resto del mundo debido a que empezó a expandirse su uso aproximadamente en el siglo XVIII, gracias a la tribu de los Diola. Sin embargo, fue en el año1950 cuando se dio a conocer por todo el mundo mediante una gira que realizó una compañía de danza llamada Les Ballets Africains, del músico, bailarín y escritor guineano Fobeda Keita. Fue tan amplio el impacto que tuvo esta agrupación que dio a conocer el djembé más allá de sus fronteras tradicionales.

Hoy en día podemos apreciar que el djembé africano es usado en diferentes géneros musicales que van desde la música tradicional procedente de África, pasando por grupos de reggae, que lo han incorporado en algunas de sus canciones, hasta la música electrónica y popular moderna, como el pop rock y sus variantes. Es por esta razón que al djembé se le considera un instrumento muy versátil siendo uno de los primeros membranófonos que existió en el mundo.

Download PDF