2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 2 LinkedIn 0 Email -- 2 Flares ×

No cabe duda que unas buenas prácticas de música podrían ser la clave principal para mejorar tus conocimientos y habilidades por tí mismo, además de ser un placer para ti disfrutar de la reproducción de la música. Sin embargo, no sólo depende del estudiante, hay otros factores que pueden influir en este proceso, por ejemplo: la actitud de tu profesor, una habitación adecuada o simplemente que tu lección anterior fuera satisfactoria.

practicas-musica

En tus prácticas de música, la motivación del profesor y tu inspiración son fundamentales

Para empezar, el profesor juega un papel fundamental en las prácticas de los estudiantes. Problablemente se trata del elemento principal para realizar unas prácticas de música satisfactorias, utilizar la motivación. Él debe de convencer al alumno de que él está realizando una elección de música adecuada o de la actividad. Por otra parte, el uso de evaluciones o consejos positivos, útiles y constructivos, por ejemplo diciendo: "trata de hacer el ejercicio de esta manera" en lugar de "no toques así." Otro punto es si el alumno ha realizado una buena lección, el podrá realizar una buena práctica de música de forma individual más tarde, por lo que la preparación de la lección es vital. El tutor debe planificar su clase como una clase interactiva, incluyendo discusiones, preguntas abiertas, diferentes actividades como la fonética, la coordinación, la improvisación, etc, tratando de inducir a los alumnos a pensar por sí mismos, a hacer música, a utilizar tanto la parte izquierda del cerebro como la derecha...

Por último, el profesor deber ser un modelo a seguir para el alumno, la persona que lo inspira para resolver problemas, dar ánimo y comprender la situación de la vida del estudiante. Por ejempolo, cuando hacemos una audición para un conservatorio o universidad específica, probablemente la razón principal es porque queremos realizar las clases con profesores de esta institución. Ellos son los modelos que queremos llegar a ser algún día, las personas que nos inspiran. Por lo tanto un buen tutor también puede representar unas buenas prácticas de música.

Por otro lado, los alumnos tiene la responsabilidad de interpretar bien sus prácticas. En primer lugar, la concentración es un aspecto esencial, el estudiante tiene que centrarse en el momento y usa correctamente su tiempo. Además, establecerse metas a corto plazo podría ser un método eficaz para utilizar con sentido común el tiempo del que dispone. Por ejemplo, un estudiante violinista de 13 años podría preparar en una semana un movimiento o una parte de una sonata como una alternativa de todo. En tercer lugar, la grabación de clases, el uso de un diario de las prácticas o estar seguro de si mismo, pueden ser otros factores útiles para realizar unas buenas sesiones de prácticas. Por último, la mejor razón es que le gusta la música, se está preparando para su futuro trabajo profesional; no debe habe ninguna pregunta de por qué realiza una práctica mediocre.

En contraste con lo anterior, hay aspectos más externos que participan en la práctica del alumno. Inicialmente, una habitación con bastante silencio siempre será mejor que una habitación ruidosa, con el sonido de los coches o gente caminando. Por otra parte, la luz es importante, la luz desde el exterior no es lo mismo que una bombilla, siempre trabajamos mucho mejor con la luz del día natural. Por último, un cuarto ordenado, el aire fresco también nos ayudará.

En conclusión, podemos observar que una buena práctica o una práctica perfecta, depende de muchos factores y condiciones diferentes. Pero eso no quiere decir que sea difícil de conseguir, porque la mayor parte del tiempo lo hacemos. En mi opinión se estudia la carrera que nos gusta, somos estudiantes profesionales y a los profesores les gusta enseñar, por lo que siempre es muy simple hacer buena lección y una buena práctica de la música, porque los estudiantes, así como a los tutores que las realizan nos gusta la profesión.

Download PDF