5 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 4 LinkedIn 0 Email -- 5 Flares ×

Las cartas de Mozart, toda una prueba de su ingenio

Wolfgang Amadeus Mozart 1756-1791

cartas de Mozart

Aunque Mozart era todo un niño prodigio, maduro musicalmente, en lo personal era un tanto inmaduro, tal vez debido al exceso de control que su padre había ejercido y ejercería sobre él durante años. Este aspecto tan infantil y bromista de su personalidad quedó plasmado durante años en sus cartas.

No pretendemos en este post relataros todas las cartas que escribió Mozart, pero sí algunas de sus frases que denotan su ingenio:

Las cartas de Mozart a su prima María Anna Thekla:

“Mi querida prima, antes de escribirte tengo que ir rápidamente a un sitio… Ya está ¡Ay…! ¡Ya me encuentro más aligerado! Es como si hubiera soltado una piedra. Ahora ya puedo comer bien otra vez… Sí, sí qué bien se vive cuando uno se haya vaciado”

“Aquí hay muchos conocidos;, el viejo Wendlin con su Dorothea, que levanta la pata y mea”

“El bailarín, muy saltarín, con cada vuelta aires suelta”

En otra carta le comenta, que al oír un ruido  en repetidas ocasiones, se alertó de un olor extraño, como ha quemado. Su madre le alertó de que se le podía haber escapado uno, y que tras hacer la prueba, cito textualmente “Dedo culo, dedo nariz… Ecce provatum est! ¡Mamá tenía razón!

Las cartas de Mozart al  abad Joseph Billinger sobre la vida musical en Salzburgo:

“Haga usted todo lo que está en sus manos para que la música tenga un buen culo redondo, que es lo más importante, ya que cabeza no le falta”

Además, se permitía el lujo de hablar al revés, ¿quién le entendería?

Más tarde, nos dejaría ver parte de su humor en dos Canon, un ejemplo de ello es el Bona Nox, bist a rechta Ox, K. 561 a 1778.

Resulta difícil comprender a Mozart, o la mentalidad de cualquier otro genio, desde una mentalidad simple, ¿era simplemente parte de su ingenio? o ¿sólo había sido capaz de desarrollar su parte musical? Es algo que no sabemos, lo cierto es que ese ingenio ha proporcionado a la música cantidad de obras del Romanticismo que no parecen escritas por un ser humano, sino por alguien superior, que hace de la música la naturalidad en sí misma.

Lo cierto es que esta faceta de Peter Pan le encantaba a las mujeres de la época, y nuestro clásico Don Juan ¡encantado!

Fotografía de
Download PDF