2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 2 LinkedIn 0 Email -- 2 Flares ×

Afinación del timbal, diversos procedimientos

afinación del timbalAtendiendo a los mecanismos de afinación del timbal que constituyen elementos constructivos del mismo, se dan a conocer diversos procedimientos para su empleo. Sin embargo hay que tener en cuenta que estos procedimientos son la base fundamental y más importante a la hora de llegar a ser un buen timbalero. Por consiguiente, es el aspecto más difícil de aprender.

La nota nominal (o principal) de un timbal está una octava por encima de la fundamental. Para algunos existe la dificultad para apreciar la altura verdadera de esa nota principal. En muchos ca­sos, incluso para músicos excelentes, algunos de los numerosos armónicos agudos tienden a manifestarse con más potencia que la nota principal. Existe también el peligro de confundir altura con calidad de sonido, esto es, tomar por sonido más agudo el tono más brillante que pueda estar presente en algún punto del parche, y viceversa, tono más apagado por sonido más grave. En un parche en buenas condiciones, con textura uniforme y correctamente ten­sado, la quinta nota por encima de la nominal.(la segunda de la serie armónica de la fundamental) debe sonar con potencia. La tercera y la cuarta notas de la serie (la octava y la décima) también resultarán audibles, y, en condiciones extremadamente favorables, también estarán presentes la quinta, séptima y doble octava siguientes. Estas notas, según el Profesor Kirby, son los "sonidos constitutivos del timbal tal como se usan en la mú­sica", y, por lo tanto, de conformidad con la serie armónica. El timbalero utiliza los armónicos cuando está afinando, sobre todo el primer armónico por encima de la nota nominal, esto es, la quinta.

Método manual por “Simpatía”

Uno de los procedimientos consiste en tararear la nota nominal y la quinta superior (u otros armónicos) contra la membrana y en el punto donde se golpea. Para hacer esto se inclina el instru­mento y los labios se colocan lo más cerca posible del parche. (A este procedimiento se debe la impresión de que el instrumen­tista está hablando la voz baja con el parche, o que lo va a besar.) Cuando el timbal responde al tarareo de esas notas con un sonido parecido al canto, el timbalero lo considera bien afinado. Cuando se trata de un par de timbales afinados a un intervalo de quinta, el más grave de ellos “canta” cuando se golpea el otro. Este fenómeno de resonancia por simpatía es aprovechado por el timbalero durante el proceso de afinación.

Método de manivelas

El siguiente proceso de afinación del timbal se basa en el sistema mecánico manual- ya explicado anteriormente-, usado cuando la afinación se hace mediante tornillos o manivelas. Es muy importante que la afinación se realice de forma simétrica, y si es posible que giren los mangos de dos en dos simultáneamente. Normalmente, el timbalero, cuando tiene que bajar una nota, la baja ligeramente más de lo necesario; luego “asiente” el parche presionando fuertemente con los dedos extendidos o con la palma de la mano, tras lo cual le aplica la tensión definitiva. Tras la afinación inicial se “verifica” el parche a fin de asegurarse de que no se produzcan golpes heterodoxos. Para conseguir esto, el timbalero comprueba la afinación en los puntos cercanos a los mangos y también entre los mismos.

Finalmente, decir que la afinación del timbal se comprueba dando “toquecitos” al parche con la yema del dedo corazón o bien con un ligero toque de baqueta. El proceso debe ser silencioso para no perturbar a los demás músicos. Cuando se deba hacer cambios de notas durante la misma obra, se intentara tomar como referencia notas de los metales, que es la sección más cerca a los timbales, y de igual modo de forma silenciosa.

photo credit: Albert Ferré (Artbel ) via photopin cc
Download PDF